Luchando con el “yo”

Nuestra lucha contra la carne es diaria, a veces quisiéramos no tenerla que pasar, que todo fuera más fácil, pero no fue así para Él, el que dio su vida por amor.

Cada día nos enfrentamos al querer hacer las cosas que son correctas, las acciones, las actitudes que Dios quiere que hagamos a sabiendas que son para nuestro bien, el “yo” lo impide, toda nuestra naturaleza humana surge e interrumpe el propósito divino. La naturaleza pecaminosa nos hace sentir atados a ella, quieres hacer el bien pero fracasas y luego te arrepientes por no poder lograrlo por no poder hacerlo tienes esa percepción de que nada te sale bien, el camino se va desviando, ya no sabes en dónde o a donde ir, buscas refugiarte o esconderte pero siempre algo te señala.-“tu”, “tu” ¿Qué pasa? Lo quieres volver a intentar pero va de nuevo se vuelve un circulo que parece no terminar, y ¿cómo va a terminar si no has empezado? Te ves acorralado, ¿pero cuándo será ese día en el que iniciaras lo que Dios te mando hacer? El “yo” sigue haciendo su trabajo dice ¿cuál es tu propósito? Y te hace sentir que no hay razón en la vida, no te dejes engañar por esa sutil voz que retumba en ti, Dios te dio la vida con uno especialmente para ti, porque sabe cuál es tu capacidad, Él sabe, te conoce muy bien, sé que muchas preguntas suelen surgir y a ninguna le puedes dar respuesta, sólo Dios puede darla, sólo Dios le da sentido a tu vida, busca lo eterno ahí está la respuesta, no hay más, pide la sabiduría de lo alto, clama por auxilio divino, Él no te dejara, Él te fortalecerá, da la fuerza al caído. Cuando sientes su presencia en ti ves las cosas desde otro ángulo con otra perspectiva, ves que lo que te hacía sentir morir no es nada comparado con lo que otros sufren, te sientes mal porque lo tuyo ya no se siente grave aunque el debo hacerlo sigue ahí, pero la verdad es que cuando sientes eso es porque Dios ya lleva tus cargas. ¡Vamos anímate! Al final lo lograras no con tus fuerzas humanas sólo será con el poder de Dios.

Romanos 7:15

Porque lo que hago no lo entiendo ni lo que quiero hago, antes aquello que aborrezco hago. que significa esto: el fracaso, debiera traducirse (yo no comprendo) estas no son palabras de un hombre inconverso, como algunas afirman, más bien de un creyente que intenta y fracasa, se refiere a la obediencia que él quiere darle a Cristo pero mejor dicho fracasa  ¿Por qué? Como pablo explico, el creyente está casado con Cristo pero es infiel a Cristo porque cohabita espiritualmente con la ley; que frustra la gracia de Dios; significa que el Espíritu Santo no ayudara a tal persona, que le garantiza el fracaso. Se refiere al pecado en su vida  que él no quiere hacer, y de hecho lo aborrece, pero se halla incapaz de dejarlo; lamentablemente debido al hecho de que no entiende la cruz en cuanto a lo que se refiere a la santificación esta es la grave situación de la mayoría de los cristianos modernos.

Romanos 7:19

Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero este hago. (Hago el bien que quiero)Se refiere a que si confió en mí mismo y no en la cruz, (sino el mal que no quiero)no quiero hacer (éste hago)que es exactamente lo que todo creyente hará, no importa con cuanta fuerza intenta vivir esta vida aparte de la cruz.

Te animo a que te mantengas firme en los caminos de Dios, nada está perdido hasta que la vida se va, recuerda que Dios es fiel. Y mañana hay otra nueva oportunidad.

               Por: Nireyda Mora G.

Utilice biblia expositora de estudio de Jimmy Swaggart.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *