Fácil es adorar cuando recibiste tu milagro, pero es mejor adorar cuando aun no ha sucedido nada.

Fácil es adorar cuando recibiste tu milagro, pero es mejor adorar cuando aun no ha sucedido nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *