Jesus mi fiel amigo:
Hoy deseo compartir con ustedes una historia muy personal:
Hace años conocí a un amigo, Él siempre me a tratado con cuidado y siempre me habla con cierta ternura y me llama la atención como lo hace un padre el mas cariñoso del mundo, me habla con la verdad, como lo debe hacer el mejor de los amigos, 
se que desea todo lo mejor para mi, también se que es capaz de sacrificar lo mas preciado por verme feliz, este amigo me hace regalos todos los días aun sin que yo se lo pida pues es muy generoso, además de todo cuando me siento solo se que puedo contar con Él, cuando estoy enfermo siempre lo tengo a mi lado como el mejor de los doctores, me da consuelo, esperanza, me impulsa a tener valor cuando las fuerzas me hacen falta, me hace sentir que soy la persona mas importante para Él.
Esta siempre al pendiente que no me falte nada o solo basta que se lo pida, 
a veces me dice por hoy no, pero Él sabe porqué. Suele ser muy justo y nunca falta a sus promesas. sabe lo que quiero lo que en realidad me falta y asta puede mirar mi futuro, Sin embargo yo le he fallado muchas veces, llegue a ignorarlo a no respetar su amistad, llegue a pensar que me estorbaba para hacer lo que yo quería hacer, ignore sus consejos, llegue a pensar que lo que tenia o había logrado en mi vida era gracias a mi esfuerzo y no porque siempre Él sustento mis estudios mi trabajo y mi hogar, me sentía autosuficiente. Deje de hablar con Él deje de buscarlo me olvide completamente de Él. Con el tiempo empecé a sentir soledad las cosas no me funcionaban igual que antes estaba lleno de problemas y adicciones de errores y fracasos mis amistades empezaron a alejarse de mi, me evitaban hasta de mi mismo entorno familiar traiciones engaños desilusiones, hasta que me acorde de ese ser que siempre estuvo conmigo anteriormente y hable con Él. me di cuenta que nunca me dejo solo que siempre estuvo a mi lado Él es fiel y nunca me desamparo, me acepta y recibe en sus brazos con el más grande amor. Me acepta con todos mis defectos e imperfecciones perdonó todas mis fallas, mis ofensas y mis errores. Estoy decidido a nunca volver a fallar y si en algún momento cometo algún error estoy completamente seguro que volverá a perdonarme. 
Gracias Señor Jesús mi fiel amigo. 

2 comentarios en “”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *